martes, 30 de agosto de 2011

La enfermedad de Lyme en Europa


ixodes-ricinusLa enfermedad de Lyme es una patología inflamatoria multisistémica producida por la bacteria Borrelia burgdorferi, que se transmite por las garrapatas, principalmente de la especie Ixodes ricinus, y que afecta aproximadamente a 65.000 personas al año en Europa. La incidencia de la enfermedad de Lyme ha aumentado en algunas zonas de Europa y su distribución geográfica está en expansión hacia mayores altitudes y latitudes.

La revista europea Eurosurveillance ha publicado una revisión de los hallazgos científicos más recientes concernientes a la enfermedad de Lyme o borreliosis, que, a pesar de una mayor vigilancia, prevención y control, continúa siendo la enfermedad transmitida por artrópodos con mayor prevalencia en las zonas templadas del hemisferio norte.
Según este trabajo, la enfermedad de Lyme puede convertirse en un riesgo para la salud cada vez más relevante en un futuro cercano, debido a las complejas interacciones entre los diversos factores ambientales y socioeconómicos, como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad o el uso de la tierra, que afectan aspectos de la ecología y epidemiología de la enfermedad.
Por el momento, evitar la picadura de la garrapata es la medida de prevención más eficaz, a la espera de que se creen programas de vigilancia uniformes a nivel europeo, modelos de predicción de riesgo, asi como la estandarización de tests de diagnóstico y de tratamientos.
Ecologia y transmisión de la enfermedad
La ecología de la enfermedad de Lyme se basa en las interacciones entre los agentes patógenos (Borrelia burgdorferi sensu lato), el vector (garrapatas Ixodes) y los huéspedes reservorio vertebrados (roedores, aves, etc.)
La bacteria Borrelia burgdorferi sensu lato cuenta actualmente con al menos 18 genoespecies, varias de ellas patógenas para los humanos, cuya distribución y prevalencia varia según regiones. Los vectores que transmiten esta bacteria a los humanos en Europa son principalmente las garrapatas Ixodes ricinus y en menor medida Ixodes persulcatus. Estos arácnidos, que tienen tres etapas vitales: larva, ninfa y adulto, con una duración de uno o dos años, se dejan caer o trepan sobre su huésped al que detectan por estímulos térmicos y químicos.
ixodes-ricinus
Ixodes ricinus macho (pequeño) y hembra (grande) , CDC
En cada una de las etapas, larvas, ninfas y adultos se alimentan una vez de sangre de un vertebrado durante varios dias, permaneciendo las larvas y ninfas escondidas en la vegetación entre comidas hasta que se completa la muda. Las hembras adultas ponen huevos y mueren.
La bacteria Borrelia puede ser adquirida por la garrapata cuando se alimenta de un huésped infectado,  cuando se alimenta muy cerca de otra garrapata infectada o cuando lo hace de una zona donde se ha alimentado recientemente una garrapata contaminada.
Una vez infectadas, las garrapatas retienen el patógeno incluso entre mudas y lo transmiten con eficacia en la siguiente etapa al alimentarse de otro huésped. Las ninfas son las principales responsables de transmisión de la enfermedad a los humanos.
Los datos más recientes de vigilancia de la enfermedad indican que en Europa la prevalencia media global de la infección por Borrelia en las garrapatas es de 13,7%, siendo mayor en los adultos (18,6%) que en las ninfas (10,1%).
Europa Central (Alemania, Austria, República Checa, Alemania, Suiza, Eslovenia y Eslovaquia) tiene las tasas más altas: en las ninfas más del 11% y en adultos más del 20%.
Epidemiologia
La epidemiologia de la enfermedad de Lyme en Europa no está ampliamente descrita, dado que sólo en algunos países está categorizada como enfermedad de declaración obligatoria y faltan datos y sistemas comunes de vigilancia.
Los datos epidemiológicos disponibles indican que el número medio anual de casos notificados en Europa es de más de 65.400. La enfermedad se presenta entre los 35º N y 60º N y, en general, por debajo de 1.300 metros sobre el nivel del mar. Existe una heterogeneidad fuerte en la distribución espacial: el nivel de anticuerpos contra Borrelia burgdorferi es mayor en la población de los países del norte y centro de Europa, mientras que los niveles más bajos se dan en los países del sur.
Factores con impacto en la incidencia de la enfermedad de Lyme
Estudios teóricos indican que interacciones complejas entre factores como cambios genéticos en el patógeno, el vector  o el huésped, la tasa de supervivencia y la abundancia de las garrapatas o la mayor exposición de los seres humanos a las picaduras debido a un aumento de actividad al aire libre inciden en las fluctuaciones espacio-temporales de la abundancia de las diferentes genoespecies de Borrelia burgdorferi y de la enfermedad de Lyme.
El cambio climático global que induce temperaturas mínimas más altas y primaveras más tempranas pueden afectar también a aspectos de la fenología de las garrapatas, como la densidad de su distribución local, las tasas de supervivencia y su propagación hacia zonas de mayor altitud y en latitudes más al norte. Una mayor abundancia de garrapatas propiciada por factores climáticos resulta, según estudios realizados, en una mayor incidencia de la enfermedad de Lyme.
Los cambios relacionados con el uso de la tierra y las influencias socioeconómicas del comportamiento humano tienen aún un impacto mayor sobre la distribución y abundancia de las garrapatas y el riesgo de infección por Borrelia, especialmente en ecosistemas muy perturbados como los bosques de explotación, zonas peri-urbanas y zonas peri-agrícolas.
El aumento concomitante en la densidad de vertebrados salvajes y domésticos, junto con la expansión de habitats adecuados para los huéspedes reservorio, aumenta la densidad de las garrapatas, la circulación de Borrelia burgdorferi y la incidencia de la enfermedad de Lyme.

El texto completo del articulo publicado por Eurosurveillance puede consultarse en www.eurosurveillance.org



No hay comentarios:

Publicar un comentario